martes, 25 de septiembre de 2012

Tú, llegaste a mi vida para enseñarme. Tú, supiste encenderme y luego apagarme. Tú, te hiciste indispensable para mí y con los ojos cerrados te seguí. Si yo busque dolor lo conseguí…No eres la persona que pensé, que creí, que pedí. Mientes, me haces daño y luego te arrepientes; ya no tiene caso que lo intentes, no me quedan ganas de sentir. Llegas cuando estoy a punto de olvidarte, busca tu camino en otra parte mientras busco el tiempo que perdí. Hoy estoy mejor, sin ti. Voy de nuevo recordando lo que soy, sabiendo lo que das y lo que doy; en mi no queda espacio para ti. Y el tiempo hizo lo suyo y comprendí, las cosas no suceden porque si. No eres la persona que pensé, que creí, que pedí…



No hay comentarios:

Publicar un comentario