sábado, 28 de abril de 2012



¿Para qué gastar mi saliva para hablar, cuando podría estar besándote?

No hay comentarios:

Publicar un comentario