viernes, 27 de enero de 2012

Llévame a la playa, a bailar, a contar estrellas. Vamos a volar por París, pero no me cojas nunca de la mano. Haz que la luna se convierta en nuestra cómplice, y que tu sonrisa sea un continente. Trepa hasta mi ventana cada noche, y nunca me digas adiós, ni si quiera para despedirte. Fumemos hasta sentir que solo nos queda un último aliento, y regálamelo. Sé mío en mis sueños, y libre donde quiere que estés. Pero no olvides, que existo, que estoy aquí, y sobre todo... Que te echo de menos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario