lunes, 9 de enero de 2012


Después de todo lo vivido, ya nada me asombra, y eso que tampoco llevo mucho tiempo en la vida, el necesario para darme cuenta de lo que vale la pena hacer y lo que no. Contra más mayor te haces, de más palos aprendes, y ojalá no hubiera vivido algunos de mis palos, porque por mucho que me esfuerzo en dejar de caerme, siempre termino en el suelo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario